Las células son los bloques estructurales básicos de los seres vivos. Todas las células se pueden clasificar en dos grupos: eucariotas y procariotas. Las eucariotas tienen núcleo y orgánulos envueltos por una membrana, mientras que las procariotas no. Las plantas y los animales están constituidas por un gran número de células eucariotas, mientras que muchos de los microbios, como las bacterias, son células individuales. Se estima que el cuerpo adulto de un humano contiene entre 10 y 100 billones de células.


Narración

Una de las cosas interesantes acerca de las células es que la gente siempre las considera como una especie de bloques sobre los que se construye el cuerpo, pero a mi me gusta pensar en ellas de forma individual, como si fueran una especie de nanopartículas, o pequeños nanobots, que tienen sus propias actividades individuales, y que juntos forman cosas como tejidos y órganos. De hecho se tiene que considerar la existencia de esas células que actúan con total independencia, sólo por su propia cuenta, como las bacterias. Así que hay células que actúan independientemente, pero también hay células que pueden actuar juntas, como los mohos mucilaginosos, donde tienes células individuales que en un momento determinado se unen y forman una conjunto con entidad propia y actividades muy bien programadas. Así que la célula es muy sorprendente cuando se piensa en ella, porque puede ser cualquier cosa y casi todo lo que constituye un organismo. Y de nuevo, cuando pienso en las células, pienso en estas pequeñas entidades sorprendentes que en conjunto forman cuerpos enteros, aunque tampoco podemos descartar la importancia que tienen individualmente.

- Carla Easter, Ph.D.

Animación