NHGRI logo

Una célula madre es una célula que tiene el potencial de formar muchos de los tipos diferentes de células encontradas en el cuerpo. Cuando las células madre se dividen, se pueden formar más células madre u otras células que realizan funciones especializadas. Las células madre embrionarias tienen el potencial de formar un individuo completo, mientras que las células madre adultas sólo pueden formar ciertos tipos de células especializadas. Las células madre continúan dividiéndose a lo largo de toda la vida de una persona.

Narración



Una célula madre es un tipo específico de célula en el cuerpo que tiene el potencial de formar muchos tipos diferentes de células. Las células madre en general estan indiferenciadas y, a continuación, se convierten en las células maduras con las que usted está familiarizado. Así que en general, si lo piensa, una célula madre es el ladrillo superior en una gran pirámide, y en la base de la pirámide hay tal vez cuatro tipos diferentes de células que se derivan de esa célula madre. Como usted puede imaginar estás células no sólo maduran a medida que están mas abajo en la pirámide, sino que también crecen en número. Así que un número muy pequeño de células madre puede dar lugar a una enorme cantidad de descendencia madura. Ahora bien, hay varios tipos diferentes de células madre. Hay células madre somáticas, que son las que viven en el organismo adulto, como las células madre de la médula ósea que dan origen a todos los diferentes tipos de células sanguíneas que tenemos. O células madre en el hígado, que dan lugar a los hepatocitos y a las células secretoras. O las células madre del tejido neural que dan origen a las neuronas y a las células astroglial. El músculo tambien tiene células madre. Se han identificado muchos tipos diferentes de células madre en adultos. También hay células madre embrionarias, las cuales se obtienen de los ratones a los tres días y medio, y alrededor de seis a ocho días en los embriones humanos; éstas son células con un potencial aún mayor que el de las células adultas, ya que una célula madre embrionaria obtenida de la manera adecuada puede dar lugar a células nerviosas, células musculares y células hepáticas, las tres partes diferentes que en general se crean durante el desarrollo de un organismo. Una cosa muy importante a recordar sobre las células madre es que no sólo necesitan dividirse y proliferar para hacer muchas de estas otras células maduras, también es necesario que aseguren que su propia población de células madre no se reduce. Es algo así como si usted está recibiendo tres deseos, su último deseo debería de ser poder pedir más deseos. Lo que las células madre hacen es que pueden tener dos tipos distintos de divisiones. Pueden hacer lo que se llama una división simétrica, donde la célula madre se divide y los dos células indiferenciadas continúan como células madre. O pueden hacer división asimétrica, en la que una célula va a proliferar y diferenciarse en la progenie, y la otra célula se mantiene como una célula madre. En períodos como después de un trasplante de médula ósea, donde el número de células madre tiene que expandirse, hacen muchas más divisiones simétricas que asimétricas. Pero habitualmente en la médula ósea, las células madre llevan a cabo mayormente divisiones asimétricas, lo cual mantienen las células madre en un nivel bastante estándar.

David M. Bodine, Ph.D.

El Glosario Hablado de Términos Genéticos


Navegar alfabéticamente:

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z