La hibridación in situ es una técnica de laboratorio que consiste en marcar una hebra sencilla de ARN o ADN denominada sonda y permitir que se empareje con su secuencia complementaria en el ARN o el ADN presente en una muestra de tejido o de cromosomas. La sonda está marcada con una sustancia trazadora química o radiactiva por lo que su unión puede ser visualizada.

Narración



La hibridación in situ. "In situ" es el término en latín para "en el lugar", y por ello se usa en este contexto, para la detección de ARN o ADN en su ubicación real en el animal o las células. Es una técnica de laboratorio donde se utiliza una sonda, la cual suele estar hecha de ADN o ARN. Una molécula de cadena sencilla con una porción química o radiactiva puede ser detectada; la zona de cadena sencilla es entonces hibridada, y ahí es cuando comienza el proceso que llamamos hibridación. Esta sonda se mezcla con la muestra de tejido, buscando que la zona de cadena sencilla se una justamente con el ARN mensajero expresado o con el ADN que se está intentando localizar. Después se lava la sonda no unida, y se mira dónde se expresa el gen o se encuentra ese fragmento de ADN en la célula. Esta es una manera de detectar cosas en una especie de espacio tridimensional, lo que suele ser muy importante para que los científicos sepan donde se lleva a

- Shawn Burgess, Ph.D.