NHGRI logo

La regulación génica es el proceso de activación y desactivación de los genes. En las etapas tempranas del desarrollo, las células comienzan a asumir funciones específicas. La regulación génica se asegura de que los genes apropiados se expresen en los momentos adecuados. La regulación génica también puede ayudar a un organismo a responder a su entorno. La regulación génica se lleva a cabo por una variedad de mecanismos, entre ellos la modificación química de los genes y la activación o desactivación de los mismos mediante su asociación con proteínas reguladoras.

Narración



En el genoma humano, hay un poco menos de 20.000 genes. En algunas células, muchos de estos genes están activos - por ejemplo, 10.000 - mientras que los otros 10.000 estarían inactivos. En otros tipos de células, tal vez estos otros 10.000 genes son los que se activan. Y así, la regulación génica es el proceso por el cual la célula determina qué genes estarán activos y cuales no. En el fondo, la regulación de los genes es la que hace que una célula se convierta en un glóbulo rojo, en una neurona, en un hepatocito en el hígado, o en una célula muscular. Por lo tanto, diferencias en la regulación génica darán lugar a diferentes programas genéticos donde se expresarán distintos genes. Hay varios tipos diferentes de regulación génica. Algunos genes, llamados genes domésticos ("housekeeping genes" en inglés), se expresan en casi todas las células para lo cual requieren una red reguladora o una maquinaria celular que les mantiene activos. Es el caso de las enzimas para la síntesis del ADN, las que llevan a cabo la glucólisis y queman el azúcar, y cosas así. Existen otros genes que se llaman genes específicos de tejido. Se trata de genes que sólo se expresan, digamos, en los glóbulos rojos o en las neuronas. Muy a menudo, sobre estos genes actúan los factores de transcripción, proteínas que se ensamblan con el ADN cerca de la zona donde se localiza el gen. Y esos factores de transcripción ayudan a la maquinaria del ARN a llegar al gen y transcribirlo en esas células y tejidos, siendo los factores de transcripción los que se expresan específicamente en dichos tejidos. Igualmente, factores de transcripción con una función supresora, que desactivan ese gen, se expresan específicamente. Finalmente, tenemos los genes que son regulados durante el desarrollo. Puede ocurrir que sean expresados en las fases fetales pero no en el adulto, o al revés. Así que los genes son regulados en formas muy diferentes y complejas. Yo lo veo un poco como hacer música: Tienes acordes en una guitarra, o tocas el piano con la mano derecha y la izquierda. Lo que determina cuál será el perfil de la expresión génica o el sonido que se escuche, depende de dónde pulses las cuerdas y de las cuerdas que rasgues, o de las teclas que estén presionadas y las que no.

David M. Bodine, Ph.D.

El Glosario Hablado de Términos Genéticos


Navegar alfabéticamente:

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z